OUR BLOG

Lorem Ipsum is simply dummy text

Castillo_de_Vélez-Málaga

Visita al Castillo de Vélez Málaga

27Abr

En la parte más alta de la localidad, a unos 80 metros sobre el nivel del mar, se erige el Castillo de Vélez Málaga. Una auténtica fortaleza medieval que fue construida en el siglo X y que jugó un importante papel entre los siglos XIV y XV, llegando a ser una de las alcazabas más importantes del reino nazarí. Por eso, si pasas unos días de turismo en Málaga, no puedes dejar pasar la oportunidad de visitar esta impresionante construcción que dio origen a la localidad y que ha sido testigo de múltiples acontecimientos que han marcado a fuego la identidad de la zona.

Los orígenes de la ciudad de Vélez Málaga están estrechamente ligados a este castillo, ya que el primer núcleo de población, el Barrio de la Villa, nació a los pies de la Alcazaba. Dada la ubicación de la misma, es obvio, al menos en los inicios, tenía claramente una finalidad militar. Lo cual es fácil de ver tanto por la facilidad de defensa que proporciona la propia naturaleza del terreno como por el control visual que brindaba sobre las amplias zonas de la Axarquía.

Todo apunta a que el primer núcleo de población medieval fue un establecimiento militar creado por el Emirato de Córdoba con el fin de controlar las comunidades mozárabes que predominaban en la Sierra de Bentomiz y en los Montes de Málaga. Es cierto que no serían los primeros habitantes de la zona pues hay vestigios de poblaciones en la zona ya en el Neolítico. No obstante, el territorio sería abandonado durante el Ibérico Antiguo y no volvería a ser ocupado hasta la edificación del Castillo.

Tras la conquista de la ciudad de Vélez y el Reino de Granada, la costa se convertiría en un extenso espacio limítrofe con el Norte de África, desde donde los turcos y berberiscos hostigarían a toda la costa andaluza. Este carácter de ciudad costera-fronteriza es lo que hizo que Vélez Málaga pasará a ser la sede de la Capitanía General de la Costa en el siglo XVI, siendo una de las principales zonas de defensa costera.

Con la invasión francesa a principios del siglo XIX, el castillo volverá a retomar la función militar que había ido siendo abandonada desde el siglo XVII. Es entonces cuando se llevaría a cabo diversas reformas que afectaron sobre todo el Patio de Armas, que había quedado muy deteriorado tras los ataques franceses.

Lamentablemente, el abandono al que estuvo expuesta posteriormente ha hecho que los vestigios que han llegado hasta hoy sean sólo una mínima parte de los que fue en su día. Del antiguo conjunto amurallado se conservan algunos  tramos y dos de las cuatro puertas originales: la Puerta Real y la Puerta de Antequera. Además, desde finales de la década de los 60 se han llevado a cabo trabajos de reconstrucción en la Torre del Homenaje, la Puerta de Acceso y la parte del lienzo sureste. Pero aunque no podamos ver el conjunto tal y como era, su visita continúa siendo un imprescindible dentro de los atractivos del turismo en Málaga.